lunes, 29 de septiembre de 2014

Fin de semana en Montfalcó

Hay fines de semana que salen casi perfectos. Buen tiempo, preciosos paisajes y sobre todo grata compañía fueron las claves para que todo quedase redondo.
Desde que hace unos dos años inauguraron en la Sierra de Montsec el puente que une Aragón con Cataluña salvando el río Noguera Ribagorzana había oído hablar muy bien de esta excursión y sobre todo había visto infinidad de fotografías que hacían que me apeteciese mucho conocer el lugar de primera mano.

Casa Batlle
Nubes bajas sobre el embalse de Canelles
Comenzamos el camino
A última hora del viernes, y tras recorrer los interminables 15 km. de pista que separan Viacamp de Montfalcó, llegamos al encantador refugio de montaña Casa Batlle. Enseguida nos acomodamos en nuestras habitaciones y nos acostamos, la excursión de mañana no era muy exigente pero el cansancio acumulado a lo largo de la semana hacía necesario el descanso.
Amaneció con nubes bajas sobre el embalse de Canelles que daban al lugar un aspecto misterioso. Pero el cielo azul que divisábamos sobre las montañas y la suave temperatura auguraba un buen día desde el punto de vista meteorológico. Cuando estuvimos todos preparados comenzamos el camino que nos llevaría al Congosto de Mont Rebei. Una rápida bajada en la que atravesamos los antiguos campos de cultivo del pueblo y pasamanos por la fuente y el viejo lavadero. Al cabo de una media hora de cómodo camino estábamos frente a la primera pared equipada con sus correspondientes escaleras de madera que subimos tranquilamente mientras disfrutábamos de las magníficas vistas.

Primer tramo de escaleras
Hola, vecinas
No hay miedo
A escaso medio kilómetro se encuentra el segundo paredón. Las escaleras de este eran más largas, además algún tramo era bastante estrecho y había que pasar algo de lado. Ya en lo alto pudimos ver el puente colgante. Ahora nos tocaba una pequeña bajada para llegar a él. Venciendo al vértigo lo cruzamos para entrar en la comunidad Catalana.

Segundas escaleras
Esta alto
Ya vemos el puente colgante
Congosto de Mont Rebei
No hay fronteras en la naturaleza
Caminando ahora por la margen izquierda llegamos al congosto de Mont Rebei que es corto pero espectacular, este verano estuvimos en la garganta del Cares y sin duda este tramo no tiene nada que envidiarle. Después de quedarnos alucinados con la vista de las enormes paredes y los vertiginosos precipicios continuamos la senda, a cada paso que dábamos el paisaje se iba abriendo.

Mirada atrás
Nos acercamos al congosto
Camino escavado en la roca
Increíble
Algo más adelante pasamos otro puente, el camino aunque bonito ya no era tan espectacular como antes. Cerca del parking que ponía fin a la excursión vimos un lugar de alquiler de canoas, los negociantes del grupo sacaron un precio asequible así que después de comer y sin tenerlo planeado de antemano, volvimos remando. No pude hacer fotos del recorrido ya que hubo que proteger el equipo y las mochilas pero he de decir que si caminar por la parte alta del congosto era espectacular verlo a nivel del agua no se quedaba atrás, sinceramente creo que mereció la pena volver navegando.

Poco a poco salimos del congosto
Todavía no sabíamos que volveríamos en canoa
Segundo puente colgante
Dejamos las embarcaciones en las primeras escaleras y volvimos al refugio caminando los últimos 2 km. No me equivoco si digo que volvimos todos entusiasmados de cómo nos había ido el día. Tras la ducha y antes de la formidable cena que nos ofrecieron en el refugio, me subí a la ermita de Santa Quiteria que se encuentra a unos diez minutos de Casa Batlle para hacer unas fotos del paisaje al atardecer y aprovechar lo que los fotógrafos llaman la hora azul.

Atardece sobre el congosto de Mont Rebei
Ermita de Santa Quiteria
Para la mañana siguiente, en principio no teníamos nada preparado pero tras echarle un vistazo al mapa decidimos subir al Montsec, un pequeño monte que se encuentra muy cerca del refugio, más concretamente a unos dos kilómetros siguiendo la pista de regreso a Viacamp. Salió el día algo desapacible amenazando lluvia pero aun así decidimos intentarlo. El ascenso no tiene mucha complicación, para llegar a la cima hay apenas unos tres kilómetros y 400 metros de desnivel además el camino está muy trillado y no ofrece dudas.

Comienzo de la ascensión
Sin dificultades
Ya casi estamos
Vista desde la cumbre del Montsec
La vegetación aunque abundante es de pequeño tamaño y que estuviera nublado nos vino muy bien, no me quiero imaginar esta ascensión a pleno sol de Agosto. En algo más de una hora nos encontrábamos en la cumbre para ver el paisaje desde otra perspectiva y terminar de redondear el fin de semana

Track del Congosto de Mont Rebei
Track del Montsec

3 comentarios:

  1. Has visitado una de las zonas más bonitas de España. Sin duda. Dichoso seas y gracias por enseñarnos estas imágenes. Que tengas muy buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Por si fuera interesante o de utilidad para ti, para tus compañeros de ruta o para los lectores de tu web, tengo publicado el siguiente blog:
    plantararboles.blogspot.com.es
    Se trata de un manual sencillo para que los amantes del monte y del campo podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando semillas producidas por los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante tu blog. Intentare leerlo poco a poco (tiene mucha información) y poner en practica alguno de tus consejos.
      Un saludo

      Eliminar