domingo, 20 de mayo de 2018

Una guitarra y la voz de M. Ward

No recuerdo el momento exacto, pero fue con su gran trío de discos (Transfiguration of Vicent, Transistor Radio y Post-War) cuando a mediados de la década pasada descubrí a M. Ward, desde entonces le puse la estrella de “artista a seguir”. Anoche, gracias una vez más a la programación de la sala “Las Armas”, (no sabemos la suerte que tenemos en Zaragoza con esta sala de conciertos) pude asistir a la actuación del artista Norteamericano.



Lo hizo en formato "Low Cost" o lo que es lo mismo en solitario, personalmente hubiera preferido verlo acompañado de una banda, pero cuando al escenario sale alguien con tanto talento, tanta personalidad y con tantas buenas canciones con el señor Ward el formato con el que se presente es lo de menos. Enseguida se nos metió en el bolsillo, estuvo muy cercano e hizo un “show” muy ameno donde repaso los mejores temas de su discografía. Quizá este equivocado pero me dio la impresión que estaba algo tocado de la garganta algo que deduje por el extraño brebaje que bebía entre canción y canción.



Tras una hora de actuación, y como es costumbre en este tipo de eventos, se marchó para inmediatamente salir y ofrecernos unos bises. Nos adelantó que tocaría solo dos temas más pero al final nos regaló 4 para despedirse al más puro estilo Julio Iglesias dejándonos a los allí asistentes con la sensación de haber visto un tipo que está en un momento dulce de su carrera y que sin mucho esfuerzo es capaz de marcarse un concierto de una calidad que muchos solo alcanzan a soñar.

domingo, 13 de mayo de 2018

En el bosque. Zuriza-Ansó

Aunque teníamos previsto subir a Peña Ezcuarre haciendo un recorrido circular, en el último momento debido al tiempo inestable decidimos cambiar a esta interesante excursión. Lo que en un principio podía parecer un simple plan B al final resultó un recorrido espectacular a través de un precioso bosque de hayas, además la climatología cambiante (nieve, sol, viento, lluvia, granizo) le dio un atractivo extra.

Con esta estampa nos encontramos Zuriza
Puerta de entrada a un lugar mágico
Pequeña flor y restos de nieve en las hojas
Liquen en las cortezas de los arboles
Salimos desde Zuriza siguiendo el curso del Río Veral por su margen izquierda. Desde el principio nos adentramos en este precioso hayedo que ahora se encuentra despertando de su letargo invernal. Cuando caminas por este tipo de bosques hay que fijarse en los pequeños detalles ya que hay un hermoso micromundo que merece la pena apreciar con detenimiento. Aun así, en algún claro pudimos admirar las paredes de la Loma Chiton en la margen derecha y las del Alano Espelunga que se levantaban majestuosas sobre nuestras cabezas.

Restos del otoño pasado
Esos pequeños detalles en los que hay que fijarse
Grandes paisajes que oculta el bosque
Una de las muchas hayas centenarias que nos encontramos
En el recorrido hicimos algún kilómetro de más ya que nos confundimos y en lugar de bajar directos a la Borda Chiquin nos adentramos en el barranco del Maidogui, pero no nos importó mucho ya que estábamos disfrutando tanto que nos daba igual alargar el camino. Al final bajamos a la Borda Chiquin y tuvimos que caminar un tramo por la carretera hasta encontrar el desvío que nos adentraba otra vez en el bosque.

Brotes primaverales
El techo de este paraíso
Barranco del Maidogui
Vida tras la muerte
Después de unos kilómetros de sube y baja pasamos a la otra orilla del río donde nos esperaba otro precioso tramo de bosque. Tras caminar unos kilómetros mas pusimos término a la excursión en la Borda Nadal.

Primeras setas de primavera (esta no es comestible)
Gota resbalando por la hoja
Puente sobre el río Veral

Hacia tiempo que no disfrutaba tanto de una excursión, puedo asegurar que tanto mis compañeros como yo volvimos encantados.

Track de la excursión

domingo, 22 de abril de 2018

De Bielsa a Lafortunada por el Canal del Cinca

Después de un invierno meteorológicamente bastante malo y de haber tenido que aplazar todas las salidas de esta temporada por este motivo, era la primera vez que nos juntábamos los “Bisaurines”. Se notaba que había ganas de montaña, eso unido a que la excursión propuesta para hoy era de lo más atractiva propicio que nos juntásemos hasta 14 miembros del club.

Empezamos
Primeros tramos del camino
PR HU-137
Punta Fulsa
El recorrido que íbamos a realizar era por el Canal del Cinca, una obra de gran magnitud que se realizó a principios del siglo pasado para llevar las aguas desde el embalse de Pineta a la central hidroeléctrica de Lafortunada.
Salimos desde Bielsa por un camino que asciende con decisión hasta juntarse con el que baja del embalse de Pineta, desde aquí la senda transcurre entre el bosque y apenas gana altura. Podemos ver unos antiguos tramos del canal que ahora se encuentran ruinosos. Poco a poco vamos saliendo del bosque para caminar por un balcón que se encuentra a unos 200m sobre la carretera y el río Cinca.

Las Mascarinas
Bisaurines
Pasamanos
Uno de los túneles que tendremos que atravesar
Pasamos una zona algo más expuesta que se encuentra equipada con un pasamanos y algo más adelante pasaremos por un corto túnel. El camino nos llevara a un mirador desde el que, entre otras cimas, podremos divisar Punta Fulsa y Punta Suelza.
Algo más adelante entraremos en el barranco de la Sarra por el que tendremos que dar un gran rodeo. A lo que llegamos a un desvío que desciende a Salinas vi unos carteles que indicaban que esta ruta también está habilitada para hacerte con BTT (yo lo veo algo complicada)

Otra vista del tunel
Canal del Cinca
Entrada al valle de Chistau
En el barranco de la Sarra
Una vez dada toda la circunferencia al barranco nos quedaban uno tres kilómetros para llegar a Tella que completamos primero por una pista y después por un tramo de carretera.

Otro tunel
Llegando a Tella
Iglesia de San Martín en Tella
El horizonte del Sobrarbe
La bajada final entre Tella y Lafornunada se nos hizo muy pesada en parte por el cansancio acumulado y en parte porque a mi juicio carece de mucho interés.

Track de la excursión

lunes, 16 de abril de 2018

Una tarde con Grant-Lee Phillips

He de reconocer que cuando me propusieron ir a la actuación de Grant-Lee Phillips me sorprendió un poco. Más que nada porque es uno de esos muchos “artistas-grupos” a los que por desgracia les he perdido la pista. En este caso, tras sus tres primeros y magníficos discos de mediados de los 90 con Grant Lee Buffalo (Fuzzy, Mighty Joe Moon y Copperopolis) no sé el motivo pero deje de seguirlo, seguramente la poco publicidad que recibieron sus trabajos posteriores o simplemente que habitualmente me he dejado arrastrar por la nuevas tendías musicales del momento.

Guitarra, micrófono...
...voz y buenas canciones
La soledad del escenario
Pues bien, con nueve discos en solitario bajo el brazo, su guitarra y su perfecta voz se pasó anoche por el escenario del Centro Cívico Delicias para dejarnos constancia que más allá de las canciones que nos entregó con el grupo con el que alcanzo reconocimiento mundial sigue facturando bellas melodías y que continúa manejando los medios tiempos como pocos.
Siempre he pensado que salir a un escenario no es fácil y aún menos hacerlo en solitario, pero sin alardes y con un buen puñado de buenas canciones es suficiente para llenar un escenario. Durante algo más de una hora nos presentó los temas de su último trabajo sin olvidarse de sus viejos clásicos en la parte final, para completar una actuación sobresaliente.


Ahora tengo deberes para un tiempo, debo adentrarme en la discografía de Grant-Lee Phillips.

viernes, 6 de abril de 2018

El Ibón de Plan nevado

Seguíamos por la zona de Bielsa-Gistain y aunque barajábamos varias posibilidades para la excursión de hoy al final nos decantamos por subir de nuevo a la Basa de La Mora. Ya habíamos estado en dos ocasiones pero nos apetecía mucho verla cubierta de nieve.

Comenzamos en Saravillo
Seguimos las marcas de la GR-15
Nieve entre el bosque
Bien aconsejados por la chica de la oficina de turismo decidimos emprender la ruta desde Saravillo siguiendo el trazado de la GR-15, es algo más largo pero más tendido, al menos en teoría, que por el camino del Barranco del Ibón. Y digo en teoría porque desde los primeros metros la subida es constante. El recorrido lo hicimos en su mayoría con las botas pero pasado el abrevadero ya nos tuvimos que calzar las raquetas hasta el final.

Vamos bien, no nos hemos perdido
Refugio de Lavasar
Ya casi estamos
Es curioso ver cómo cambia el paisaje de una estación a otra, el grueso manto de nieve había borrado cualquier rastro de este famoso lago pirenaico, incluso los característicos troncos que hay en la orilla estaban ocultos bajo el blanco elemento. Además, siempre he dicho que en este lugar se respira tranquilidad y por primera vez pudimos disfrutar del entrono los dos solos.

Punton Royo
Cargando energía
Ibón de Plan bajo la nieve

Track de la excursión.